Opinión
MÉXICO-VENEZUELA: LO QUE ES Y NO ES EL “PRINCIPIO DE INTERVENCIÓN”
México-Venezuela: Lo que es y no es el “principio de intervención”

Ciudad de México
Jueves, 24 de enero de 2019

Opinión



México-Venezuela: Lo que es y no es el “principio de intervención”

Frida Gómez

La Carta de las Naciones Unidas formula este principio en el artículo 2, estableciendo que “Los miembros de la Organización (OEA) se abstendrán de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado”. Los límites y alcances de la no intervención se desarrollaron en el Acta Final de la Conferencia de Helsinki, en 1975, agregando que “Los Estados participantes se abstendrán de cualquier intervención directa o indirecta, individual o colectiva, en los asuntos internos o externos propios de la jurisdicción de otro Estado” y que “en consecuencia, se abstendrán de prestar asistencia directa o indirecta a las actividades terroristas o a las actividades subversivas o de otro topo, encaminadas a derrocar por la violencia el régimen de otro Estado”.

Queda claro que para que exista intervención debe tratarse de: a) un acto de Estado o varios Estados, b) que interpongan su autoridad, sea por la fuerza de su ejército o por la invasión de funciones, c) con lo que se pretenda dirigir algún asunto de carácter interno o externo, como régimen de gobierno, política económica o social. El asunto es que el 20 de mayo del 2018 en Venezuela se celebraron elecciones en las que no participó la oposición como protesta a las prácticas dictatoriales de Maduro. Según medios internacionales, la abstención total fue del 80%, por lo que en términos de su propia constitución, el chavista no pudo ser reconocido como ganador. De tal suerte que el presidente del Parlamento asumió funciones precautorias para convocar de nuevo a comicios en los siguientes 30 días, en esta ocasión, respetando principios democráticos. Sin embargo, Nicolás Maduro se proclamó presidente al tiempo que en la Asamblea Nacional se nombraba a Juan Guaidó como interino. Tras ese proceso democrático, apegado a la Constitución Venezolana, varios Estados entre los que no está incluído México, reconocieron a Guaidó. La iracundia desatada en Maduro y su régimen que se niega a soltar las riendas de un pueblo que clama por hambre y justicia lleva 16 muertos, y nuestro país ha guardado silencio con la “no intervención” como pretexto.

Pero ¿Reconocer al presidente Juan Guaidó como cabeza del Estado venezolano violenta este principio? Si se hace un test de intervención, el reconocimiento de la situación sí es un acto de Estado, pero no interpone su autoridad, ya que la proclamación emana de un acto democrático interno y constitucional de Venezuela. No pretende dirigir ningún asunto de ese país porque su Asamblea, que no es un grupo subversivo ni terrorista, es la que ha proclamado a Guaidó como Presidente. Reconocer la determinación del legislativo instalado con la validez constitucional de Venezuela es reconocer el hartazgo, desesperación y hastío en que ese país se encuentra sumido por la crisis humanitaria. Entonces ¿Por qué no hay solidaridad del Gobierno Mexicano?



Visitas: 146