Militantes
ENTREVISTA A LA COMPAÑERA DULCE MARÍA SAURI
Entrevista a la compañera DULCE MARÍA SAURI

Ciudad de México
Viernes, 11 de enero de 2019

Militantes

Perspectivas sobre la Guardia Nacional

Entrevista a la compañera DULCE MARÍA SAURI
Perspectivas sobre la Guardia Nacional

Desde la Cámara de Diputados, la Guardia Nacional ha exigido la apertura de mesas de trabajo y debates exhaustivos analizando cada aspecto en el que podría generar un impacto. Desde el pasado martes 8 de enero, se han presentado gobernadores, activistas, organizaciones de la sociedad civil e, inclusive, corporaciones internacionales que velan por los derechos humanos.

Entre las temáticas abordadas se ha planteado la seguridad ciudadana en los estados, el federalismo, las estrategias municipales para la seguridad, los municipios ante la problemática de la inseguridad, los derechos humanos, la seguridad humana y la perspectiva de género. La construcción de consensos es la clave y, sobre ello, la vicepresidenta de la Mesa Directiva en la Cámara de Diputados, Dulce María Sauri, nos habla en una plática inédita sobre los escenarios que enfrentará el Partido y el país.

La República: En el Congreso se está realizando un intercambio enriquecedor de ideas, ¿nos podría compartir qué es lo que se está viviendo en el debate de la Guardia Nacional?

Dulce María Sauri: Precisamente hoy, 10 de enero, fue una jornada muy interesante. Los temas que se trataron fueron “Guardia Nacional y Derechos Humanos” por la mañana y “Guardia Nacional y Seguridad Humana” por la tarde. Fueron representantes de organizaciones sociales, académicos e investigadores de los temas relacionados con la seguridad: desde el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el Alto Comisionado de Naciones Unidas en México, Jan Jarab, hasta especialistas como Alejandro Hope, con intervenciones muy ilustrativas y sumamente críticas del dictamen. Reiteradamente señalaron que el proyecto no respondía a las necesidades de combate al crimen organizado y establecimiento de la paz, y que había necesidad de asegurar, al menos, el mando civil sobre la Guardia Nacional. Especialmente crítico —y muy puntual en sus argumentos— fue Alejandro Madrazo. Asimismo, se enfatizó el riesgo que hay de militarizar la institución de la Guardia Nacional, ya que debilitaría aún más la organización de las policías estatales y municipales, así como la seguridad pública. Hasta el momento, el balance general ha sido negativo: es un dictamen con un alto índice de rechazo por parte de las organizaciones de la sociedad.

LR: ¿Qué opinas sobre la irregularidad de que el Gobierno haya abierto una convocatoria pública en torno a la Guardia Nacional sin antes haberla aprobado?

DMS: Es como poner la carreta por delante de los bueyes. El presidente de la República (de forma, por demás, precipitada e imprudente) hizo este anuncio el 2 de enero. En esa conferencia señaló que se reclutarían a 50 mil jóvenes en un lapso de 3 a 4 años. Coincidentemente, el día anterior se había publicado la convocatoria a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional dirigida a jóvenes entre 18 y 30 años, justamente la población objetivo para formar parte de la Guardia Nacional. Eso muestra una absoluta falta de prudencia política y de respeto por el Poder Legislativo. Se está dando por sentado, por parte del Ejecutivo federal, que el dictamen saldrá aprobado en sus términos.

LR: ¿Qué sucedería si, con su amplia mayoría, Morena aprobara la Guardia Nacional sin los consensos suficientes con la oposición?

DMS: Como es una reforma constitucional, primero requiere construir acuerdos. Se dice que los 11 legisladores del Partido Verde van a votar a favor del proyecto. Son rumores, los ignoro, pero de esos 11 hay varios que son “diputados sandía”, entonces no sabemos realmente qué vayan a hacer. De todas maneras, le hace falta voces para lograr la mayoría calificada, por lo que requiere acuerdos con otros grupos parlamentarios.

Como hemos señalado en muchas ocasiones desde el PRI, nosotros estamos para construir soluciones viables a un tema tan sensible e importante para la sociedad como es el combate a la delincuencia y al restablecimiento de la paz y la seguridad en el país; sin embargo, tampoco podemos aprobar una reforma que no se ha discutido profundamente, animados por la urgencia, mucho menos cuando es de carácter auténticamente histórico, no para la actual administración, sino para la actual generación. No podemos correr el riesgo de equivocarnos.

Hoy se reiteró una y otra vez: de aprobarse, trastocará la esencia del Estado Mexicano; de un Estado democrático, de derecho, que ha costado muchísimos años construir.

La seguridad se construye de lo local hacia lo nacional, y no al revés. La necesidad radica, realmente, en buscar la policía de proximidad, la cooperación y la plena colaboración de la sociedad en los trabajos de prevención del delito y denuncia ciudadana. Estoy plenamente consciente que hay regiones del país en las que plantear la retirada de las fuerzas armadas es prácticamente condenarlas al control absoluto del crimen organizado. Sin embargo, me parece que el proyecto de Guardia Nacional se brinca las diferencias entre las regiones del país y las distintas necesidades que hay en materia de seguridad.

Contra una reforma constitucional que contravenga convenciones internacionales que México ha suscrito, la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) puede intervenir. Esto porque cuenta con funciones de control de convencionalidad. Hasta el momento, esto jamás ha sido necesario. En el caso de que la SCJN no interviniera, todavía contamos con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la propia Corte Interamericana.

México forma parte del Sistema Interamericano de Derechos Humanos y a suscrito compromisos. Si esto prosperara, podríamos ser objeto de una sanción por la aprobación de una legislación con estas características. Todos estos elementos se deben considerar cuando finalmente se someta a discusión el dictamen la próxima semana.

LR: ¿Qué es lo que sigue en esta discusión y cuál será´ la tendencia a seguir desde el grupo parlamentario del PRI? ¿Cuándo sería la fecha decisiva para determinar este tema?

DMS: En el grupo se está construyendo una posición Hemos participado activa mente en la Comisión de Puntos Constitucionales tratando de promover e introducir reservas, propuestas para mejorar el dictamen; la diputada María Alemán Muñoz es la secretaria del PRI en esta comisión. La intención es que la reforma salga a la altura de las necesidades Sabemos que la sociedad está deseosa de encontrar mecanismos para combatir la inseguridad de forma efectiva.

Necesitamos una legislación que realmente funcione. Cuando nos unimos entre nosotros pueden salir las cosas bien. Ya vivimos las consecuencias de una mala ley por culpa de la cerrazón de grupo mayoritario: la Ley Federal de Remuneraciones. Aunque tenía muchas cosas mal —y las dijimos—, Morena la mandó a la Cámara de Senadores y se aprobó. ¿Cuál fue el resultado? Acciones de inconstitucionalidad por todos lados, amparos y demandas, cuestiones que se hubiesen podido arreglar con menos prepotencia y un espíritu más abierto para hacer una buena legislación.

El problema de la reforma constitucional en materia de Guardia Nacional es que el Ejecutivo federal ya dijo que va, y ya sabemos que cuando dice “me canso ganso”, a los de Morena no les queda más que salir graznando tras él.



Visitas: 148