Militantes
LA VOZ DE LA MILITANCIA
LA VOZ DE LA MILITANCIA

Ciudad de México
Sábado, 29 de diciembre de 2018

Militantes

una militante que no se incomoda con la verdad

CONSUELO MARTÍNEZ, una militante que no se incomoda con la verdad
La República

@LaRepublicaPRI

Consuelo Martínez comenzó´ sus días en el Partido Revolucionario Institucional gracias a que el entonces Instituto Federal Electoral la convocó a ser funcionaria de casilla en las elecciones intermedias de 1997. Tras advertir su empeño y entusiasmo colaborativo, los representantes del PRI que convivieron con ella ese día la invitaron a participar en nuestra organización.

Desde entonces, 21 años han pasado. Consuelo, quien comenzara en el PRI de la Ciudad de México como operadora terrestre, ha trabajado ya con siete presidentes del ICADEP, ahora Instituto Reyes Heroles. Dos décadas de percibir los cambios, tanto para bien como para mal, que ha sufrido el partido en sus entrañas; dos décadas de esparcir su carisma y hacer amistades, mismas que al caminar por la explanada del CEN la saludan efusivamente; dos décadas de encarar la verdad, sin incomodarse con ella. Antes de comenzar la entrevista, nos preguntó una cosa: ¿quieren la verdad desnuda, o se las dibujo bonita?

La República: ¿A lo largo de esta amplia trayectoria, qué cambio importante has visto dentro del partido?

Consuelo Martínez (CM): Lamentablemente, durante las campañas ya no se convence a la gente. Y no porque no ten- gamos argumentos para defender a nuestro partido, sino porque falta el compromiso que teníamos hace años. Gente de afuera me lo dice: “vinieron y no me explicaron”. Se necesita salir a calles con la intención de convencer, no nomás de pasear.

No sé cómo sea ahora, pero nosotras comenzábamos a las 8 de la mañana y terminábamos a las 12 de la noche, después de hablar con todas las personas que nos habíamos propuesto. Estábamos todo el día. Incluso, a pesar de ser muy quisquillosa con ese tema, aprendí´ a comer en las banquetas. Taquitos, tortitas, lo que se pudiera; el punto era no perder mucho tiempo porque a veces podíamos a estar más de 20 o 30 minutos con una persona. La consigna era “lo que fuese necesario con tal de convencer a la gente”. Ahora ya no se ve eso.

La República: ¿Qué debemos hacer, como partido, para volver a ganar más elecciones?

CM: Si queremos ganar, lo primero que tenemos que hacer es decir la verdad, escuchar lo negativo y tratarnos bien entre nosotros. Simplemente, imagínate: si no nos tratamos bien entre nosotros, ¿cómo trataremos a la gente cuando hagamos campaña?
No debemos excluir a las personas mayores de las campañas. Un señor me paró en la calle y me dijo “señora Consuelo, ¿por qué a los mayores nos quitaron y no nos invitaron a hacer campaña? Los jóvenes que mandaron no estaban bien preparados. Les puse una traba, para ver cómo reaccionaban, ¿y sabes qué hicieron? Se dieron la vuelta y se fueron”. Yo me pregunto, ¿eso es trabajar? Nosotros no trabajamos así´; convencíamos a las personas. Hay que revisar, checar constantemente; corroborar que se están haciendo bien las cosas. ¿Por qué se perdió´ en esta ocasión? No sé, pero gente se quejó... No se hizo bien el trabajo.

La República: Tomando esto en cuenta, ¿qué les aconsejaría?

CM: Normalmente, lo primero que te dicen cuando haces campaña es que “el PRI es ratero” o “solamente nos buscan cuando hay elecciones”. Debemos cambiar esa percepción. Decirles “no: que algunos hayan caído en la tentación no significa que todos sean iguales”. Recordarles que la gran mayoría de los servicios con los cuales gozan (el Seguro Social o la mayoría de las escuelas públicas, por mencionar algunos) fueron implementados por nuestro partido. Y encontrar maneras mantenernos en contacto con la gente, de apoyarlos, asesorarlos o simplemente escucharlos independientemente del periodo político.

La República: ¿Cuáles son las características que, a tu juicio, debe tener el militante priista?

CM: La más importante, transparencia. Que sean transparentes con sus intenciones. Desde un inicio, preguntarles qué es lo que desean, por qué escogieron al PRI como partido en el cual militar, cuál es su esperanza de la política. Necesitamos personas con vocación, no meros interesados. Se nos ha olvidado que estamos aquí´ para ayudar a que el país prospere.

También deben tener resiliencia. El militante priista debe aguantar los reclamos de la gente, incluso las mentadas, sin que eso afecte su autoestima o su ánimo, para que así´, después de escuchar y atender el enojo de la gente, pueda hablar con ella, calmarla y convencerla de que podemos ayudarla —y después ayudar- la, claramente—.

Y tanto paciencia como proactividad: Paciencia para explicar, esperar, ir puerta por puerta y conseguir, de ser posible, la aceptación de la gente; proactividad para tomar notas, estar siempre atento y generar constantemente nuevas soluciones.

La República: Por último, ¿algún mensaje que quisieras compartir?

CM: Que no hagan menos a la militancia, o a todos los que formamos parte del partido. Hay quienes están molestos, que se quejan, pero que no dicen nada porque no quieren exponerse. Se debe tratar bien a todos por igual.



Visitas: 82